Este aumento de la capacidad de carga reforzará la vía iniciada por los megacamiones, que transportan hasta 60 toneladas y que ya operan en 20 líneas regulares en España.

El objetivo de este aumento de la capacidad de carga es dotar de más fuerza a la industria de transportes de carretera y, según Fomento, se pretende que la medida sea la continuación de la implantación de los megacamiones en España a finales del pasado año.

El debate sobre su aplicación se llevará a cabo en el Comité Nacional de Transporte y deberá llegarse a un consenso para su puesta en marcha.

Esta nueva modalidad está destinada a lograr una mayor competitividad entre los cargadores y evitas las deslocalizaciones de multinacionales en España.

Así mismo, los estudios que maneja el Ministerio de Fomento son positivos, aseguran que solo se producirá un crecimiento del 5 por ciento de la oferta en el negocio del transporte terrestre si se llega a aplicar, ya que no perjudicará a las empresas más pequeñas por la diferente tipología de pesos y dimensiones de las mercancías.